Feeds:
Entradas
Comentarios

Nuevo blog

Este blog se ha dejado de actualizar.

Pero podéis seguirnos en www.gestoriatecnologica.es

Anuncios

Las 3 “R” y la tecnología.

Ya conocemos, del mundo de la ecología, la famosas 3 R: Reducir, Reutilizar y Reciclar, y su aplicación a nuestra vida cotidiana, más en estos días de profunda crisis. Hoy quiero concretar esa aplicación a la tecnología que utilizamos todos en el día a día.

Empezamos por REDUCIR, ¿cómo y qué podemos reducir en tecnología?, por ejemplo, en el consumo telefónico, que no siempre es cuestión de reducir llamadas o sms, si no en organizar correctamente su uso, mediante mejores tarifas, utilizando un sistema de mensajería mejor que otro, etc. En lugar de realizar una llamada, podemos enviar un correo-e o un mensaje, por ejemplo. En definitiva pensar nuestra forma de utilización de la telefonía. Otra forma de reducción es la de la energía eléctrica y nuestros dispositivos, apagándolos totalmente y no dejando el pilotito encendido (televisiones, DVD, TDT, cargadores, portátiles, etc.), cuando no los utilicemos.

Respecto a REUTILIZAR, tenemos un ejemplo en los ordenadores más antiguos. Los podemos utilizar como cadena de música, como DVD para ver películas, para que lo usen los niños, para donarlos a ONG, aprovechando la piezas sueltas (disco duro, memoria…), etc. En cualquier caso no tirarlos nunca a la basura tal cual.

Y por último RECICLAR. Los aparatos electrónicos tiene peculiaridades a la hora de su reciclaje, por el gran número de componentes, muchos de ellos muy contaminantes. Entre ellos destacar todos los que tengan baterías, como móviles, tabletas, portátiles, etc. Por ello es importante informarse bien antes de tirar definitivamente cualquier equipo electrónico. Se puede consultar Internet y en las páginas de Asociaciones de Consumidores, en los Puntos Limpios, por ejemplo.

Estos son unos pocos ejemplos, pero hay muchos más, solo hay que recapacitar un momento en nuestro entorno tecnológico y comprobar donde podemos Reducir, Reutilizar y Reciclar. Nuestro planeta y…nuestro bolsillo lo agradecerán.


Enviar a Evernote

¿Están las ciudades inteligentes de moda?

Barcelona, la ciudad más inteligente de España.

Varios factores se han sumado en los últimos años para impulsar la reconversión de las ciudades en algo más que en aglomeraciones de población. Cada vez existen más problemas de tráfico, cada día un porcentaje mayor de la población vive en grandes urbes y cada momento que pasa las grandes localidades se encuentran con más y mayores desafíos. A eso se suma la situación de crisis global, un momento histórico en el que para responder a todos esos retos las ciudades deben echar mano de menos recursos.

Las ciudades inteligentes, las smartcities, parecen la gran solución al problema. Oír hablar a los alcaldes de medio mundo de la reconversión de sus núcleos urbanos en espacios smart es cada vez más habitual y los ejemplos llegan de todas partes del planeta.

Cuantas veces hemos oído esa expresión a  amigos, compañeros o incluso hemos sido nosotros los afectados.

El perder datos de nuestros dispositivos móviles, en especial del teléfono, es uno de los “problemas” de nuestra vida tecnológica. Hoy en día es fácil prever esas situaciones, así además podremos disponer de toda nuestra información en todo momento y de tener copia de ella a la vez. Y no me refiero solo a nuestros contactos y nuestros correos electrónicos, si no a cualquier dato que podamos tener habitualmente en nuestros ordenadores.

Una forma de disponer de esos datos, en todo momento, es utilizar dispositivos móviles como smartphones (iPhone, Blackberry, etc.) o tabletas (iPads, etc). Otra forma es utilizar Internet desde cualquier ordenador conectado. También será necesario disponer de las correspondientes aplicaciones o servicios para la sincronización. Es muy importante, y útil, tener los mismos datos de contactos en nuestro ordenador, nuestro iPad y en nuestra Blackberry, por ejemplo, tener unos teléfonos por un lado y unos correos por otro nos podría dar algún que otro problema. Así pues configurar y sincronizar correctamente y habitualmente nuestros dispositivos es básico para no perder ningún dato.

También utilizar servicios en la Nube (Cloud Computing) como Dropbox, Google Drive, etc. nos permitirá tener a mano toda la información necesaria.

Y no olvidemos que de esta forma también dispondremos de una copia de seguridad  de nuestra información, y que aunque perdamos, por ejemplo, un dispositivo siempre tendremos la información en otro sitio, y de esta forma no tendremos que pedir “socorro”.

Los consumidores pueden seguir varios consejos para que sus ordenadores sean más ecológicos y, de paso, ahorrar dinero.

Ordenadores de sobremesa, portátiles, tabletas, libros electrónicos… La variedad en la informática de consumo es cada vez mayor. Utilizar estos aparatos de forma ecológica no solo contribuirá a alargar su vida útil, sino también a ahorrar dinero. Este artículo ofrece siete consejos para tener un ordenador más ecológico, como elegir los más eficientes, reutilizarlos o reciclarlos.

1. Usar el ordenador más conveniente

Antes de decidirse por uno de los diversos modelos del mercado, conviene conocer para qué sirven y cuáles son sus especificaciones. De esta manera, se podrá elegir el que más conviene según las necesidades: cuánto tiempo y dónde se usará, qué tipo de aplicaciones se necesitan, etc. Si no, puede ocurrir que se quede apartado porque no se utilice, o al contrario, que se empleen demasiados recursos cuando no era necesario. Para un uso doméstico y de ocio puntual, una tableta será suficiente. En el caso de un uso profesional continuado, la mejor opción será uno de escritorio.

Además del uso, otro criterio para tener en cuenta es el del consumo energético. Los ordenadores portátiles consumen menos energía que los de sobremesa y las tabletas menos que los portátiles.

Leer más>

El futuro de la lengua española «se juega en internet» y cada vez hay una mayor preocupación por cuidar el idioma. Con esa doble convicción la Fundación del Español Urgente  (Fundéu BBVA) publica ahora un manual con numerosas recomendaciones para escribir correctamente en la red y aprovechar todas sus posibilidades.

Dirigido por el periodista Mario Tascón,Escribir en internet. Guía para los nuevos medios y las redes sociales cuenta con los consejos de más de cuarenta expertos sobre asuntos como la cortesía en la red, la correspondencia electrónica, la reputación online, la redacción de blogs, las redes sociales o los emoticonos.

Como prueba del interés que la Real Academia Española le presta a los nuevos medios y a las redes sociales, el libro se presentará el próximo jueves en la sede de la RAE, en un acto en el que intervendrán, entre otros, su director, José Manuel Blecua, presidente también de la Fundéu BBVA; Mario Tascón y el músico Julián Hernández, cantante y letrista de Siniestro Total y con fama de excelente tuitero.

«Las redes sociales están generando preocupación por el lenguaje y los usuarios saben que si expresan de forma incorrecta sus opiniones, su mensaje pierde valor y los desprestigia», le dice a Efe Joaquín Müller, director general de la Fundéu BBVA, cuyas recomendaciones cuentan con unos 130.000 seguidores en Twitter.

Publicado por Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, el primer manual práctico de uso del español en internet sirve tanto para expertos como para recién iniciados.

Puede ser útil, señala Müller, «para el que lleva años utilizando el correo electrónico, pero desconoce sus normas de cortesía, para el que no entiende los emoticonos que recibe por el móvil, para los que empiezan en Twitter y no deducen su vocabulario, para el principiante que no sabe cómo dirigirse a su público en una red social y para el político interesando en su reputación online».

Esa «exposición pública permanente» que se da en los nuevos medios «obliga sin duda a la corrección. Cualquier falta de ortografía destruye el mensaje. Si lo hacía en las cartas íntimas de amor, ¡cómo no va a hacerlo en los textos públicos de la red!», comenta Müller, plenamente convencido de que el futuro de la lengua «se juega en internet».

Frente a los que opinan que «ahora se escribe peor que antes», Mario Tascón cree que «lo que sucede es que ahora la gente que escribe mal es más visible que nunca».

Y si no que se lo digan a esos famosos que han cometido una falta de ortografía en algún mensaje y «se les ha sometido al escarnio público en la plaza digital de las redes sociales».

En una entrevista con Efe, Tascón afirma que este manual pretende «recopilar buenas prácticas que ya se están dando en la red, llamar la atención sobre algunos errores y recomendar posibles soluciones, al tiempo que reúne bastantes documentos dispersos que había sobre estas cuestiones».

Los diversos canales de comunicación que hay en internet y la irrupción en el mercado de dispositivos electrónicos están dejando «una profunda impronta en el lenguaje» y afectan «al vocabulario e incluso a la gramática», añade Tascón, autor, junto a Mar Abad, de «Twittergrafía».

En la red florecen nuevos usos lingüísticos, algunos de ellos heredados de los mensajes sms. Los signos de apertura tienden a desaparecer («qué piensas?»), se producen «agolpamientos de palabras» («diadeinternet», «nonosvamos») y la brevedad lleva a veces a escribir «salu2», «ade+» o «bss», afirma Tascón.

La «k» parece adquirir un carácter reivindicativo en expresiones como «k kieres?»; hay palabras que se estiran, como «adioooooos», «goooOOoool», en un intento de «transmitir sentimientos», y no es lo mismo decir «no» que «¡¡¡¡¡No!!!!!»

La cortesía en la red es importante. De ahí que el nuevo manual contenga una serie de consejos «para ser un internauta cortés», que ofrecen Elena Gómez y Luis Guerra.

Ser conscientes de la audiencia, emplear adecuadamente el tú, el usted o el vos, ser claros y estructurar bien los textos, tener en cuenta las diferencias culturales y no ampararse en el anonimato para ser descorteses, son algunos de ellos.

Dividido en dos partes (uso cotidiano y uso profesional), Escribir en internet no se limita a hablar del lenguaje en la red, sino que aborda otros muchos temas, entre ellos el diseño de una página web, cómo sacarle el mayor partido a los buscadores, la accesibilidad en los nuevos medios y consejos jurídicos para sobrevivir en internet.

Al final del libro se ha incluido un amplio anexo con el vocabulario básico para moverse por internet.

En ese anexo los menos iniciados se enterarán de que crowdsourcing es un neologismo para «referirse a la tendencia a generar grandes comunidades alrededor de un tema de interés»; emoji es un término japonés que designa los emoticonos o ideogramas que se usan en mensajería instantánea para teléfonos, y que trol denomina coloquialmente a los alborotadores que participan en foros cibernéticos.

Fuente: Fundéu

El túnel del tiempo: el Apple I

El ordenador Apple I creado en 1976, que todavía funciona, fue vendido en una subasta de la casa Sotheby’s por 374.500 dólares (295.253 euros), más de 500 veces su precio original. Se había estimado que el ordenador, uno de las pocos en condiciones para funcionar, podía venderse por 150.000 dólares (cerca de 120.000 euros) en la subasta de libros y manuscritos de Sotheby’s.

El ordenador de Apple, construido por los fundadores de la compañía Steve Jobs y Steve Wozniak, incluía la placa base original, instrucciones operativas y el manual BASIC -instrucciones para principiantes-. Pero como todos los Apple 1, venía sin monitor ni fuente de energía.

Dos postores compitieron por el dispositivo, el primer ordenador compacto que permitía a los usuarios escribir en un teclado y utilizar programas básicos. Un postor anónimo que participó vía telefónica fue quien se llevó el aparato por un coste final de apenas por debajo de los 375.000 dólares incluida la comisión.

Los fundadores de Apple crearon el ordenador personal en 1976 y lo presentaron en un club de informática de Palo Alto (California), pero había poco interés en ese momento.

Paul Terrell, dueño de una cadena de tiendas llamada Byte Shop, pidió 50 máquinas y las vendió por 666,66 dólares (525,60 euros), después de que Wozniak y Jobs accedieron a armarlas, dijo Sotheby’s.

Después Jobs y Wozniak fabricaron 150 más y las vendieron a amigos y otros interesados. Sotheby’s aseguró que se cree que existen menos de 50 Apple I originales, de las cuales sólo seis están en condiciones operativas.

A %d blogueros les gusta esto: